Carrera Mecanica Automotriz

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


QU HACER SI SE MOJA TU AUTO Y 10 CONSEJOS PARA MANEJAR BAJO LA LLUVIA
Volver a carreras

Como la lluvia es uno de los fenómenos que más afecta el manejo, te presentamos algunos tips para  saber cómo actuar si tu auto se encuentra bajo el agua y qué hacer en la conducción mientras hay una tormenta. 

 

 

¿Qué hacer si se moja tu auto?

 

- No encender el auto, ni colocar la llave en posición de contacto hasta no haber adecuado las condiciones del vehículo, porque existe el riesgo de inutilizar componentes electrónicos o mecánicos.

 

- Desconectar la batería y quitar el filtro de aire.

 

- Si el motor es naftero, desmontar las bujías. Si es diesel, hacer lo mismo con los precalentadores.

 

- Verificar el nivel de aceite del cárter (caja metálica que aloja los mecanismos operativos del motor). Si es mayor al máximo habrá que reemplazarlo; y si es menor, se puede dejar para continuar con las pruebas (luego se reemplazará junto con el filtro).

 

- Limpiar los conectores de toda la instalación eléctrica que se sumergió, tanto en el motor como en el habitáculo. En caso de no conocer el nivel que alcanzó el agua, se puede guiar por marcas en los tapizados de puertas y butacas.

 

- Controlar que las unidades de mando del motor, airbag, habitáculo, ABS e inmovilizador se encuentren libres de humedad. Hacer lo mismo con las bobinas de encendido, alternador, censores, y porta fusibles.   

 

- Verificar que el combustible no contenga agua. En caso de encontrar agua, vaciar el tanque, limpiarlo y reemplazar el filtro para rearmarlo.

 

- Conectar la batería y accionar el arranque en forma directa con un cable remoto desde la batería al automático del motor de arranque durante 15 segundos (no utilizar la llave de arranque original). Proteger los ojos, ya que es probable que por los agujeros de las bujías se expulse violentamente el agua que se acumuló en los cilindros.

 

- Rearmar los componentes de motor y dar marcha con la llave de arranque. Si el vehículo no arranca, no insistir. Ir a un servicio especializado para un diagnóstico electrónico.

 

- Ante un vehículo inundado se deberán reemplazar todos los fluidos y filtros afectados.

 

- Una vez que se hayan secado todos los elementos desmontados, habrá que lavarlos y rociarlos con un producto que sea capaz de eliminar la formación de moho y materia orgánica.

 

- El tiempo que transcurre entre la inundación y el momento en que se le da servicio a la unidad debe ser el menor posible. La corrosión y el óxido en los conectores y la electrónica avanzan rápidamente.

 

Cómo conducir en días de lluvia:

 

La lluvia es uno de los fenómenos que más afecta el manejo, tanto urbano como en ruta. Ser consciente de ciertas pautas puede marcar una importante diferencia. Te presentamos 10 consejos para que llegues a tu casa sano y salvo.

 

- Zonas altas. Siempre que uno ya esté en el tránsito, se debe tratar de seleccionar vías de circulación o zonas más altas de la ciudad. Así, disminuiremos la posibilidad de que a nuestro vehículo le ingrese agua por las tomas de aire del motor.

 

- Vías dudosas. Cuando se circule por vías que tienden a inundarse y están anegadas, no avances. Tratá de retomar hacia una vía alternativa.

- En caso de inundación, descender del vehículo: No quedarse encima del vehículo si este queda a la deriva. Ante la posibilidad de que tu vehículo quede varado en un sector profundo bajá y dirijite con rapidez al sector alto más cercano.

 

- Considerá que vas a tardar más tiempo en llegar a destino. Una de las peores conductas que se pueden tomar ante una demora ocasionada por la lluvia es apurarse. Es aconsejable reducir la velocidad. Recordá que las distancias de frenado y la capacidad de maniobra se ven considerablemente afectadas.

 

- Si bloqueás en la frenada, no doblás. Un episodio común en las ciudades los días de lluvia son los choques a bajas velocidades producidos por vehículos que patinan. Cuando las ruedas delanteras se “clavan” el auto no dobla, por consiguiente, en caso de tener que efectuar una maniobra de esquive, soltá el freno en ese momento y verás como la dirección responde. En vehículos con sistema ABS sucede lo contrario y deberás efectuar la maniobra aplicando el pedal de freno a fondo.

 

- Conservá una distancia prudencial. Frenar bruscamente en piso mojado es abrirle la puerta a un sinfín de inconvenientes. Las distancias de frenado se extienden considerablemente así que es aconsejable mantener algo más de distancia entre tu vehículo y el que tenés adelante.

 

- Seguí las huellas del vehículo que te precede. Además de señalarte el camino con sus luces, las huellas que dejan sus neumáticos no son ni más ni menos que surcos de agua desplazada permitiendo optimizar el agarre de tus neumáticos. Mantenerte en los carriles centrales te provee de una superficie plana para desplazarte.

 

- Evitá las maniobras bruscas. Para esto se necesita estar concentrado y calmo. Ante una situación imprevista, lo mejor es desacelerar muy lentamente y mantener con firmeza el volante. El volanteo hacia los costados puede ocasionar el llamado “efecto péndulo” provocando con seguridad un despiste.

 

- Mantené la visibilidad. Prender con anticipación los desempañadores, abrir un poco las ventanillas o prender el aire acondicionado te puede ahorrar una emergencia, además de evitar distracciones.

 

- Extremá las precauciones durante los primeros 30 minutos de lluvia. Tanto en la ciudad como en ruta, los primeros momentos de las precipitaciones son los más peligrosos debido a la formación de barro que todavía no pudo ser removido por el agua. Además, los aceites y gasoil que fueron absorbidos con el tiempo, son removidos por el agua; y al ser menos densos que ésta, salen a la superficie creando una película muy resbaladiza.



Creado 2017-04-22 09:50:25
Mira aca ITCA TV
Inscribite para Estudiar Mecanica y Electricidad Automotriz
Estudia Mecanica y Electricidad Automotriz en el Interior
Competencia 2014
Cursos certificados y avalados por la UTN