Carrera Mecanica Automotriz

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


REALMENTE ES NECESARIO HACER DOBLE EMBRAGUE Y PUNTA-TACN EN LA CONDUCCIN DEL DA A DA? VENTAJAS E INCONVENIENTES
Volver a carreras

 

 
 


Para la gran mayoría de aquellos que no son unos frikis del mundo del motor, seguramente los términos "doble embrague" y "punta-tacón" les sonará a chino, pudiéndolos asociar respectivamente a que una chica lleve dos bragas y a un tipo de movimiento de baile. Sin embargo, a los locos por este mundillo con olor a gasolina nos son bastante familiares, aunque siempre se han asociado a camiones y vehículos antiguos, en el caso del doble embrague, y al mundo de la competición si nos referimos al punta-tacón.

Por eso, no es de extrañar que cuando nos topamos con alguien que dice que cuando conduce suele hacer doble embrague y/o punta-tacón de forma habitual nos imaginemos que estamos ante un flipado que ha visto demasiados resúmenes de rally en la televisión, o alguien que se cree el hijo adoptivo de Carlos Sainz y que las calles de su localidad son tramos cronometrados.

¿Pero realmente conducir practicando estas técnicas puede darnos algún beneficio en nuestro día a día como conductores, o solamente está reservado a la competición? Internet está plagado de artículos sobre estas dos técnicas, por eso he estado dando vueltas a la cabeza sobre este asunto y documentándome para ello de la mejor forma que mi limitado cerebro (y mis leves conocimientos de mecánica) me ofrecen para intentar despejar todas las dudas sobre este asunto de la forma más clara y sencilla posible. A ver como sale...


¿CÓMO SE HACE EL DOBLE EMBRAGUE Y EL PUNTA-TACÓN?

 

 

 

 

 

 


La finalidad del doble embrague y el punta-tacón prácticamente es la misma: minimizar lo máximo posible la diferencia de revoluciones que existe entre el motor y la caja de cambios a la hora de realizar una reducción. 

Por eso antes de comentar si verdaderamente el doble embrague y el punta-tacón son útiles en la conducción de hoy en día, creo que no estaría mal repasar en qué consisten estas técnicas y cómo se hacen.

la diferencia de velocidad existente entre los ejes primario y secundario de la caja de cambio al realizar una reducción. El encargado de igualar las revoluciones de ambos ejes es el embrague, pero ese salto de revoluciones repercute en un desgaste del mismo. Además, si soltamos demasiado rápido el embrague sufriremos un tirón y en condiciones de baja adherencia o a alta velocidad podemos bloquear el eje motriz.

Para eliminar ese salto de revoluciones en las reducciones se utiliza la técnica conocida como punta-tacón. El nombre hace referencia a la posición del pie derecho al realizar la maniobra, ya que debemos colocar la punta del pie en el freno, mientras con el tacón damos un golpe de acelerador. Aunque es una técnica muy básica, su correcta realización requiere algo de práctica. Supongamos que circulamos en 5ª velocidad a unos 100 Km/h y nos aproximamos a una curva de 3ª velocidad de unos 50 Km/h, por lo que deberemos reducir rápidamente y de forma suave para no perder el control. La secuencia a seguir es la siguiente:

  • Comenzamos a frenar colocando el pie izquierdo sobre el freno. A su vez pisamos el embrague y desengranamos la 5ª velocidad.
  • Con el embrague aún pisado y mientras mantenemos el pie derecho en el freno, procedemos a engranar la 3ª velocidad. Al mismo tiempo, desplazamos el tacón hasta el acelerador, dando un golpe de gas lo suficientemente fuerte para que el motor alcance las revoluciones que debería tener para que al desembragar en 3ª velocidad el motor se encuentre a las mismas revoluciones que la caja de cambios.
  • Por último soltamos el embrague sin compasión. Si hemos dado la cantidad de gas necesaria no sufriremos ningún tirón.

El golpe de acelerador del paso dos igualará la velocidad de los ejes primario y secundario de la caja de cambios al engranar la marcha más corta, haciendo que podamos soltar el embrague todo lo rápido que queramos sin sufrir tirones ni desgaste, ya que el embrague no tendrá que patinar para igualar la velocidad de ambos ejes.

Lo más complicado de la técnica es conocer la relación de marchas de nuestro coche, de forma que sepamos que cantidad exacta de gas tenemos que dar para no sufrir tirones dependiendo de a que marcha queramos reducir. En el siguiente vídeo podéis ver la realización de esta técnica en un coche de competición equipado con un cambio secuencial en el que no es necesario utilizar el embrague para subir marchas, pero si en las reducciones. Prestad atención al juego de pies del piloto y el sonido del motor.

 

 

Como podéis ver la posición de los pedales en un coche de competición está especialmente pensada para facilitar esta técnica, estando el freno y el acelerador muy juntos, por lo que el piloto puede utilizar el dorso del pie para dar los golpes de gas en vez del tacón. Dependiendo de vuestro coche y la colocación de los pedales la forma de colocar el pie será distinta, pero los principios que rigen la técnica se mantienen.



DOBLE EMBRAGUE
 

El doble embrague tiene la misma finalidad que el punta-tacón, minimizar la diferencia de revoluciones entre el motor y la caja de cambios al realizar reducciones, reduciendo el desgaste de los componentes y aumentado el confort de marcha y la seguridad.

Aunque el doble embrague ha caído en desuso desde la introducción de las cajas de cambio sincronizadas, aún sigue siendo útil para realizar reducciones lo más suaves posibles. A diferencia del punta-tacón, en el doble embrague no interviene el freno. Supongamos que estamos comenzando la ascensión de un puerto de montaña en 4ª velocidad, pero nos damos cuenta de que no tenemos suficiente fuerza y decidimos reducir a 3ª velocidad. El proceso para realizar esta reducción sin tirones utilizando doble embrague es el siguiente:

  • Pisamos el embrague y dejamos la palanca en punto muerto. Soltamos el embrague.
  • Damos un golpe de gas tratando de igualar las revoluciones del motor a las que tendríamos en 3ª circulando a esa misma velocidad.
  • Pisamos el embrague, engranamos 3ª y soltamos el embrague.

Si realizamos esta maniobra de forma rápida y con una cantidad de gas suficiente, habremos realizado una reducción sin tirones de forma suave y reduciendo el desgaste del embrague al mínimo. Como siempre estas maniobras requieren de práctica hasta conocer cual es el punto de gas adecuado y ser capaces de sincronizar todos los movimientos de forma correcta.

Existe una variante del doble embrague conocida como falso doble embrague en la que no es necesario acoplar el embrague y dar el golpe de gas en punto muerto, sino que tan solo debemos embragar y dar el golpe de gas con el embrague pisado mientras realizamos el cambio de marcha. En coches de calle con una caja de cambios de piñones tradicionales es igual de efectiva que el doble embrague tradicional y es más sencilla de realizar.

En el siguiente vídeo podéis ver como llevar a cabo en diferentes vehículos el punta-tacón y el doble embrague de forma muy didáctica. Os recomiendo encarecidamente que lo veáis todas la veces que hagan falta hasta que tengáis claro cuales son los movimientos y como sincronizarlos antes de llevarlos a la práctica en vuestro día a día.

 

 

 

En el vídeo podéis ver incluso una combinación de ambas técnicas, punta-tacón y doble embrague, aunque como comentaba el vídeo es didáctico y la combinación de ambas técnicas no proporcionan ningún beneficio real.

Para finalizar me gustaría volver a insistir en que estas técnicas requieren de cierto aprendizaje y tanto por vuestra seguridad como por la de los demás mientras aprendéis a dominar tanto el punta-tacón como el doble embrague es recomendable que practiquéis en zonas cerradas al tráfico.

 

Imaginemos que circulamos con nuestro vehículo y nos acercamos a una zona donde debemos reducir la velocidad (que no marcha) que tenemos engranada, como por ejemplo una curva o una pendiente pronunciada. Actuaremos de la forma siguiente: 

 

  1. Pisamos el embrague y dejamos la palanca de cambio en punto muerto. 
  2. Soltamos el embrague y pisamos el acelerador para dar un golpe de gas, con el objetivo de igualar las revoluciones del motor con la que tendríamos circulando con la velocidad que queremos engranar (por ejemplo, 3.000 rpm en 3ª)
  3. Pisamos el embrague, engranamos la velocidad (3ª, siguiendo el ejemplo) y soltamos el embrague. 

 

Como puedes ver, básicamente el doble embrague consiste en acelerar el motor cuando pisamos el embrague (desembragar) antes de introducir una velocidad más corta, con la intención de que al soltar el embrague (embragar) la velocidad de rotación del motor sea lo más próxima a la que tendría en la marcha introducida. Este proceso de denomina sincronización. 
 

 

PUNTA-TACÓN

 

 
 
Aunque la técnica para realizar el punta-tacón es muy parecida a la del doble embrague, ésta se practica mientras se pisa el pedal del freno. 
 
Básicamente, todo se reduce a que cuando estamos pisando el pedal del freno para realizar una frenada media o fuerte y tenemos que reducir la velocidad engranada, mientras tenemos pisado el embrague para cambiar la velocidad a la vez que seguimos pisando el pedal del freno, damos un golpe de gas con el tacón o dorso del pié para subir el motor hasta las revoluciones que necesitará nuestro motor para sincronizarse con la velocidad de la caja de cambios. 
 
Existen tres maneras posibles de hacer punta-tacón, que dependerá en gran medida de la posición de los pedales, o incluso del calzado. 
 
  • Punta en el freno y talón en el acelerador. 
  • Tacón en el freno y punta en el acelerador. 
  • Dorsal izquierdo del pié en el freno y dorsal derecho en el acelerador. 

 

De todas formas, como dicen que una imagen vale más que mil palabras, para dejarlo más claro te dejo este conocido vídeo tutorial que explica cómo hacer ambas técnicas de una forma muy sencilla y breve. 

 

 


ORIGEN Y OBJETIVO DE ESTAS DOS TÉCNICAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La técnica de reducir la velocidad a la que circulamos usando el poder de retención de nuestro motor, es decir, el freno motor, se remonta al origen del automóvil. Desde los primeros años de la automoción y prácticamente hasta bien entrados los años ochenta, el freno motor era una técnica imprescindible para apoyar al sistema de frenos convencional, ya que los sistemas que se montaban en los coches eran claramente insuficientes, por lo que tendían a fatigarse y sobrecalentarse si se les daba un uso intensivo.

Sin embargo, desde hace prácticamente tres décadas la cosa ha cambiado mucho, ya que casi todos los coches de tipo generalista están dotados de frenos capaces de soportar un poder de retención muchísimo mayor que la potencia que genera el vehículo, por lo que no son tan vulnerables a la fatiga y al desgaste. De este modo, la función del freno motor para reducir la velocidad de un vehículo ya no es tan vital como lo era hace años y ahora es más bien una técnica de apoyo que una "necesidad".

 

 
De ahí que antaño el uso de estas dos técnicas fuera algo prácticamente habitual por parte de todos los conductores, sobre todo en la época en las que las cajas de cambio no estaban sincronizadas, lo que hacía imposible poder engranar una determinada velocidad independientemente de los km/h a la que estuviéramos circulando. Dicho en cristiano, que los sincronizadores de las cajas de cambio actuales sirven para que no importe a cuantos km/h estemos circulando a la hora de engranar una u otra velocidad. 
 
EL DOBLE EMBRAGUE Y PUNTA-TACÓN EN LA ACTUALIDAD

Como vemos, la técnica del freno motor ha perdido importancia respecto a etapas pasadas gracias a la importante mejora de los sistema de frenos actuales, y gracias también a las cajas de cambio sincronizadas, así que podemos pensar que usar el doble embrague y el punta-tacón se nos antoja como algo innecesario y anticuado. 

¿Tendría sentido, pues, seguir usando estas técnicas hoy en día, o simplemente sería una estupidez? Para tratar de averiguar una respuesta sensata a esta pregunta, lo mejor será analizar los pros y los contras que conllevan.

VENTAJAS

Hemos visto que hoy en día el freno motor no es una técnica importante en la conducción de hoy en día, pero si que debería ser una técnica muy recomendable por un doble motivo: nos ayuda a reducir el desgaste de los frenos y también es fundamental a la hora de ahorrar combustible, ya que el consumo a lo largo de todos los metros que recorremos usando la capacidad de retención del motor es cero.
 
Sin embargo, hay una pieza importante de nuestro vehículo que sufre desgaste usando esta técnica: el embrague. ¿Y eso por qué ocurre? Muy sencillo; cuando pisamos el embrague para engranar una velocidad inferior, el régimen de revoluciones del motor bajará al ralentí, para después tener que absorber el salto de revoluciones con las que el motor gira según los km/h y velocidad engranada con la que estamos circulando. Esta diferencia de revoluciones es "absorbida" por el embrague, ya que es el encargado de igualar las revoluciones de los ejes primario y secundario de la caja de cambio, de ahí que su desgaste aumente.

Y aquí es donde entra en juego el doble embrague y el punta-tacón, ya que si conseguimos dominarlas conseguiremos reducir de forma notable el desgaste que soporta el embrague al conseguir que la diferencia de revoluciones entre los ejes del cambio será mínima o incluso nula.

Traduciendo, que si se hace bien, conseguiremos que en las reducciones el coche no de los típicos tirones, podremos reducir de velocidades más rápidamente, no gastaremos el embrague, y podremos aprovechar mucho mejor el poder de retención de nuestro motor. Pero esto no es lo único; también conseguiremos además frenadas mucho más estables y potentes a base de usar la retención del motor sin abusar tanto de los frenos.

INCONVENIENTES

Tal vez, el mayor inconveniente del doble embrague y del punta-tacón sea precisamente el saber ponerlas en práctica, ya que no son técnicas fáciles de realizar, y como toda técnica la única forma de hacerlas correctamente es practicar, practicar y practicar.

Por eso, la mejor recomendación es que procures apuntarte a un curso de técnicas de conducción y solicites que te enseñen a realizarlas. Pero claro, tal vez estoy hablando de un mundo en el que las nubes son de algodón de azúcar y los cuescos huelen a rosas, de modo que si esta no es una solución viable ten en cuenta que intentar practicar doble embrague y punta-tacón así a lo loco en medio del tráfico puede poner en riesgo tu seguridad y la de los demás conductores.

Además, para hacerlas de forma óptima también es importante que conozcas perfectamente la relación de marchas de tu coche. Ten en cuenta que si te quedas escaso con el toque de gas notarás un tirón al soltar de golpe el embrague, y si por el contrario te pasas de gas darás un tirón hacía delante, lo cual puede resultar peligroso y tu coche sufrirá.

CONCLUSIÓN

 


Como has podido comprobar, podemos decir que el doble embrague y el punta-tacón no son técnicas que podamos considerar como algo vital en nuestra conducción de hoy en día, y tal vez el coste que implica dominarlas pueda considerarse muy alto en función de los beneficios que nos aportaría.

Si optamos por prescindir de ellas pero también queremos no desgastar nuestro embrague sacrificando los frenos, lo mejor es buscar un equilibrio entre el uso del freno motor y de los frenos cuando tengamos que reducir nuestra velocidad de circulación procurando realizar frenadas suaves y progresivas. Fácil de hacer, pero difícil de hacer, porque para ello siempre tendremos que estar muy alerta con la circulación, lo cual implicará un nivel alto de concentración en el tráfico y mayor fatiga cuando llevemos mucho tiempo tras el volante.

Por el contrario, si te mojas por emplearlas y acabas dominándolas perfectamente, te volverás un adicto de estas técnicas de conducción y no sabrás conducir sin llevarlas a la práctica, ya que el control sobre tu vehículo será mucho mayor cada vez que te aproximes a una rotonda, tomes una vía de salida de una autopista o autovía, o tengas que realizar una frenada de emergencia,

 



Creado 2016-02-19 10:46:44
Mira aca ITCA TV
Inscribite para Estudiar Mecanica y Electricidad Automotriz
Estudia Mecanica y Electricidad Automotriz en el Interior
Competencia 2014
Cursos certificados y avalados por la UTN